Del Papel Verde al “Cryptocurrency”

El dinero que conocemos es solo un método legal de pago para intercambio de bienes y servicios. Hace unos años las personas en Puerto Rico se sentían cómodas cargando papeles verdes en las carteras e intercambiándolos por todo lo que necesitaban.
Con la llegada de las máquinas ATH (A toda hora)  se hizo innecesario andar con tantos papeles verdes, ya que cuando eran necesarios se obtenían en una máquina en cualquier esquina. La proliferación de las ATM (Automatic Teller Machines) de todos los bancos hizo que muchas personas no utilizaran ni dinero, ni cheques.  La confianza estaba en las tarjetas. Sin embargo, al pasar el tiempo, sacar dinero de una máquina parecía complicado y a alguien se le ocurrió preguntarse: ¿Por qué no pagar con el celular?

Hoy en día en Puerto Rico, el intercambio de bienes y servicios se puede hacer con un celular, un “QR code”1, con una aplicación como ATH Móvil, VENMO, Apple Pay, entre otras. La mayoría de las personas piensan que todo es muy moderno, que los papelitos verdes ya no son necesarios y que el intercambio es totalmente electrónico. La realidad es que no es así, detrás de la comodidad del consumidor está el intercambio bancario. El movimiento del dinero de un lugar a otro no es tan rápido como el mensaje de confirmación que llega al celular. Mover nuestro dinero puede tardar días, conlleva pago de comisiones y está bajo total control de los Bancos, siguiendo las regulaciones impuestas por el Gobierno para asegurar la “Transparencia”. Todos los que realizan el intercambio obtienen dinero a cambio y la ganancia del consumidor se limita a la satisfacción de obtener lo que necesite de una forma fácil y en adición pagarle al Banco por el servicio.

La industria financiera perfecta que conocemos ha estado siendo atacada por los adelantos tecnológicos. En los últimos años ha ido en aumento las actividades financieras realizadas por “Fintech”2, entidades con menos regulación que los bancos y con mayor flexibilidad para ofrecer servicios a menor costo.  El movimiento a nivel mundial es utilizar la tecnología para sacar los intermediarios a la hora de obtener bienes y servicios. Si quieres llegar de un sitio a otro, entras a una aplicación de UBER, Pink, Lyft, o cualquier otro que no tenga la burocracia ni el costo de un Taxi y solicitas el servicio.  Si quieres ir de vacaciones buscas una aplicación y le pides a alguien directamente que te rente su casa. Si pensamos que eso es lo máximo, pronto veremos cómo se van a desplazar de igual manera las compañías que manejan esas aplicaciones.

¿Y por qué no sacar del medio a los bancos también?  Si quieres dinero, te sientas en una computadora creas algoritmos matemáticos, los compartes con otro Gurú tan inteligente como tú en cualquier parte del mundo y generas tu propio dinero que nadie ve; pero puedes llegar a ser millonario sin que el Tesoro Federal te imprima papelitos y la Reserva te los controle. Solo necesitas servidores con gran capacidad, luz ininterrumpida (sobre todo) y te puedes convertir en un minero de “cryptocurrency”3.  Parece sacado de una película de ciencia ficción, pero es la realidad, es un asunto tan serio que se ha estado debatiendo en el Senado de los Estados Unidos para identificar la forma de regularlo.  Más serio aún lo es para Puerto Rico, cuando la isla ha sido identificada como un lugar perfecto para crear una ciudad donde el dinero es virtual y los negocios son directos de persona a persona sin la necesidad de un banco tradicional como intermediario.

En adición a un asunto serio, es un movimiento fascinante, es el comienzo de la nueva era de la Industria Financiera y con ello una nueva era de la Contabilidad y los Negocios. En poco tiempo, la Banca va a retomar el control y los reguladores encontraran la forma de vigilarlo. Grandes instituciones financieras y bancos de inversión como JP Morgan, Citibank, Goldman Sachs, entre muchos otros, están invirtiendo millones para el manejo de la criptomoneda. Las compañías multinacionales de contabilidad crearon divisiones de trabajo específicas para el entendimiento del manejo de este dinero y la forma de contabilizarlo a través de “blockchain”4. De todas estas monedas, la que mayor tiempo lleva en circulación es el Bitcoin, tanto es así que el IRS acepta las “Bitcoin IRAS”5 para incluirlas en las planillas.

El movimiento es tan rápido que negarse a entenderlo y aceptarlo es como no haber  llevado papelitos verdes en la cartera porque te los podían robar. Si no los llevabas no podías adquirir nada…

Be in Contact…

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
LinkedIn